ene. 25, 2019

Realizan reconocimiento a productores de Aceite de Oliva del Valle de Huasco tras la obtención del Sello de Origen

En una emotiva ceremonia realizada en la comuna de Freirina, región de Atacama, se destacó a los miembros de la Asociación de Productores por haber impulsado la tramitación de la denominación de origen, que fue otorgada en octubre de 2018, por el Instituto Nacional de Propiedad Industrial - INAPI.

Se extrae únicamente por medios físicos provenientes de olivas, es extra virgen, de aroma intenso y con una tonalidad amarillo-verdosa. Esas son sólo algunas de las características que hacen tan singular al aceite de oliva del Valle de Huasco y que permitieron su reconocimiento como denominación de origen, el día 8 de octubre de 2018.

Esa fecha quedará registrada en la historia de esa provincia (Huasco). Así lo hicieron notar las casi 200 personas que se congregaron en Freirina para celebrar a los productores que hacen posible que este Aceite de Oliva sea tan destacado a nivel nacional.

La actividad fue encabezada por Ignacio Guerrero, Subsecretario de Economía y Empresas de Menor Tamaño; Alfonso Vargas, Subsecretario de Agricultura; Pedro Bustos, Director nacional del INIA, y autoridades locales.

Respecto a la importancia de este hito, Guerrero manifestó que “la propiedad industrial es una herramienta importante para el desarrollo de la innovación y el emprendimiento. Por eso, el Ministerio de Economía, a través de Inapi, ha fomentado el reconocimiento de las denominaciones de origen, como signos distintivos para que los productores locales puedan diferenciar y dar un valor agregado a sus productos tan tradicionales y característicos de sus zonas específicas”.

En la instancia se destacaron aspectos históricos y tradicionales que caracterizan a este producto. Se puntualizó que las olivas fueron traídas a Chile por los españoles que arribaron a la zona, durante la época de La Conquista y que introdujeron las variedades Sevillana y Manzanilla. Luego, en el siglo XX, se inició la producción de variedades italianas como Liguria, Empeltre y Frantoio.

El área geográfica de producción, manejo y procesamiento del aceite, que fue considerada en la tramitación de la denominación de origen, comprende la cuenca del Río Huasco, en la provincia del mismo nombre, que incluye las comunas de Huasco, Freirina, Vallenar y Alto del Carmen.

Una de las productoras que asistieró al evento fue Daniela González, quien se refirió a las expectativas comerciales que se abren gracias a este reconocimiento. “Queremos que el consumidor chileno e internacional valore las propiedades diferenciadoras que tiene nuestro aceite y sea considerado como uno de los mejores a nivel mundial”, expresó. En efecto, el Aceite de Oliva del Valle de Huasco, se suma a la lista de 31 productos locales protegidos con el Sello de Origen.

Volver