ene. 22, 2019

Innovación que combate los efectos del rotavirus obtiene primer lugar en concurso de inventos patentados de PROSUR

Se trata de un desarrollo generado al alero del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria de Argentina y cuya patente fue concedida en junio de 2017. La tecnología será presentada en la próxima Feria de Innovación de Ginebra 2019, en Suiza.

Por decisión unánime del Jurado de Expertos y Expertas, un desarrollo científico del área de la salud, obtuvo el primer lugar del I Concurso de Inventos Patentados de PROSUR.

Por decisión unánime del Jurado de Expertos y Expertas, un desarrollo científico del área de la salud, obtuvo el primer lugar del I Concurso de Inventos Patentados de PROSUR.

El invento está basado en nano anticuerpos derivados de camélidos, que son capaces de neutralizar diferentes variantes del rotavirus. Uno de los objetivos del equipo investigador es generar productos lácteos que contengan este aditivo, para que menores de 5 años estén protegidos de cuadros diarreicos.

La innovación generada al interior del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria de Argentina, será galardonada con la medalla del primer lugar del concurso y la presentación en la versión 2019 de la Feria de Innovación de Ginebra, Suiza, que anualmente desarrolla la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual - OMPI.

El segundo lugar, también es un invento desarrollado en Argentina, y se trata de una innovación perteneciente a Jorge Ernesto Odón que busca mejorar el proceso de parto y hacerlo más accesible desde el punto de vista económico. La propuesta plantea eliminar o reducir la utilización de fórceps u otros medios agresivos que generan riesgos en la asistencia de la madre.

El tercer lugar lo comparten invenciones de Perú y Chile. El primero, desarrollado por Rodrigo Coquis Sánchez-Concha, es un dispositivo que permite eliminar bacterias en combustibles fósiles para mejorar su eficiencia al momento de ser quemados. Así se proyecta reducir la alta formación de hollín y emisiones de gases tóxicos. Por lo tanto, es de gran contribución para el medio ambiente.

En tanto, el invento chileno y que proviene de la Pontificia Universidad Católica de Chile, es una “formulación inmunogénica que confiere protección contra la infección o patología causada por el virus respiratorio sincicial (VRS)”, y que a juicio del Jurado tendrá enormes implicancias en la salud de la infancia.

En esta primera versión del concurso, también se contempló un reconocimiento especial a la “Mujer Inventora”. La distinción busca reconocer a las mujeres asociadas a la patente de invención que haya resultado mejor ubicada en el ranking del concurso.

En esta versión del certamen, coincidió que las mujeres galardonadas pertenecen al equipo que obtuvo el primer lugar. Las distinciones fueron obtenidas por las investigadoras Lorena Laura Garaicoechea; Gisela Ariana Marcoppido; Gladys Viviana Parreño y Silvia Gómez-Sebastián.

Para acceder a las patentes premiadas, debes seguir los siguientes enlaces:

Primer lugar: patente de invención AR062123 B1, miembro de familia WO 2009/016100 A1, enlace a Patentscope

Segundo lugar: patente de invención AR081564 B1, miembro de familia WO 2012/164139 A1, enlace a Patentscope

Tercer lugar: patente de invención PE 8394, miembro de familia WO 2017/116240 A1, enlace a Patentscope:

Tercer lugar: patente de invención CL 50795, miembro de familia WO 2009/039178 A1, enlace a Patentscope

Volver