abr. 30, 2020

Comunidad Mujer recoge buenas prácticas de INAPI durante crisis sanitaria

Se trata de un informe elaborado en el marco de la Iniciativa Paridad de Género (IPG), que aborda las medidas de organismos públicos y privados frente a la emergencia por Coronavirus.

Treinta y ocho instituciones públicas y empresas que son parte de la Iniciativa Paridad de Género (IPG), participaron en la elaboración de un estudio que tuvo como objetivo el intercambio de buenas prácticas laborales para enfrentar la pandemia por Coronavirus.

La instancia que fue denominada “Comunidad IPG Chile frente al COVID-19”, analizó los diversos protocolos adoptados por las organizaciones frente a la contingencia, entre ellos, la implementación del teletrabajo como medida de prevención. Al respecto, INAPI figura dentro del 31% de las instituciones consultadas, que adoptaron dicho régimen para la totalidad de los funcionarios y funcionarias. El otro 69%, decidió considerar este sistema de trabajo remoto sólo en forma parcial.

Respecto a la redefinición de las formas de producir y organizar el trabajo, el informe revela que las organizaciones consultadas adoptaron prácticas para coordinar el trabajo con grupos internos y externo, en función del nuevo escenario que el país ha debido enfrentar.

Las medidas destacadas por el estudio fueron clasificadas en tres categorías: viabilidad y eficacia del trabajo a distancia; gestión y coordinación del teletrabajo; y continuidad y flexibilización con el entorno. En todas esas dimensiones, INAPI ha demostrado tener protocolos establecidos y sistemas de monitoreo de gestión, a raíz de haber iniciado en 2017 la primera experiencia de Teletrabajo en el Estado. Se trata de prácticas que fueron actualizadas oportunamente, en el contexto de la crisis, para brindar una adecuada continuidad operativa y seguridad de las personas. Así nació el Plan de Trabajo Remoto Excepcional.

Además, la publicación puso en relevancia la ejecución de campañas internas de comunicación sobre prácticas de autocuidado, tanto para los funcionarios/as como para sus entornos familiares. Al respecto, las acciones más comunes entre las organizaciones encuestadas fueron: la elaboración de instructivos; campañas internas sobre políticas a nivel nacional y actualizaciones de protocolos institucionales; y difusión de material educativo sobre los debidos cuidados en materia de salud mental.

En materia de paridad, el informe aborda el impacto económico de la crisis a nivel nacional con perspectiva de género. Además, se refiere a las situaciones de violencia doméstica durante periodos de cuarentena y propone una mirada para considerar formas de trabajo flexibles. Adicionalmente plantea la necesidad de aumentar el número de mujeres en posiciones de liderazgo dentro del mundo corporativo, sobre todo para participar de instancias de decisión en comités de crisis para enfrentar los efectos causados por el Covid-19.

Para revisar el informe completo, puede acceder a través del siguiente enlace.

Volver